Un nuevo lenguaje para la abogacia